Alatriste (Agustín Díaz Yanes)

Pobre Alatriste

Ayer vi la película sobre el personaje de Pérez Reverte, y me decepcionó bastante.
No puedo comparar la película con las novelas porque leí tres de ellas hace bastantes años y no las recuerdo bien, pero la película como tal no me gustó.

Lo primero que me chocó fue la voz del capitán Alatriste (Viggo Mortensen), que para que no se le note el acento fuerza una voz ronca que además de ser fea resulta difícil de entender. ¡Vocaliza Viggo!
La película en general carece de ritmo, de hilo conductor y casi de diálogo. Son escenas seguidas, unas detrás de otras, como si hubieran rodado minutos y minutos y más minutos y hubieran tenido que meter la tijera para reducir el metraje a algo más de dos horas.
Lo que menos me gustó es esa falta de diálogo. Los personajes no llegan a ser personas, son hombre rudos, sin sentimientos, no humanos.

Para mí, lo mejor de la película fueron ese gran elenco de actores españoles: Javier Cámara, Juan Echanove, Pilar Bardem, Pilar López de Ayala (aunque sale poquísimo), Eduardo Noriega, etc.; el ver una película localizada en la historia española; la fotografía, que claro utilizan monumentos de España y te hacen ver los sitios que has visto y has visitado en una época lejana para nosotros; y el tema que suena en la última batalla, esa marcha procesional por excelencia: “Amargura“. Una marcha procesional preciosa, lenta, muy lenta, y triste, cargada de sentimiento y emoción.
¡Ah, y cómo no! la aparición en al menos un par de escenas de mi amigo Antonio López.

El violinista sobre el tejado (Norman Jewison)

Si yo fuera rico

Canciones míticas, ¿quién no recuerda aquél: “If I were a rich man” o ése “Tradition“? Incluso los que no han visto la película habrán escuchado alguna vez estos temas. Éste era mi caso hasta el otro día que decidí ver la película.
T�tulo del film
Se trata de un musical al más puro estilo de los musicales de Holliwood en el que nos cuentan la vida de una familia numerosa, judía y pobre que vivía en un pueblecito de Rusia allá por el 1905.
Metiéndonos en el contexto de la época vemos con total normalidad cómo el padre, el cabeza de familia, trabaja duro para alimentar a sus 5 hijas y a su mujer, quien cuida de las hijas y de la casa. Tres de estas cinco hijas ya están en edad de casarse así que los padres junto con la casamentera oficial buscan marido. Naturalmente las hijas tienen sus propias vidas y quieren decidir por ellas mismas, lo que choca con la tradición y la mentalidad del padre, claro está. Pero las tradiciones cambian y el amor del padre hace que se esfuerce en superarlas.

Muy bueno el papel del padre, de esa figura del cabeza de familia al que sus hijos le rompen todos los esquemas y se encuentra totalmente perdido en la vida, sin saber si debe ser inflexible para seguir sus esquemas mentales o debe romperse para ver a sus hijas felices, a lo que ayuda el amor que les tiene. Un papel que todos vemos en mayor o menor medida, antes o más tarde, en nuestros padres o en padres cercanos.

La película, de 1971, se basa en una novela que anteriormente ya se representó en teatro, y está dividida en dos actos, resultando demasiado larga.
La banda sonora, adaptada por el famoso John Williams y contando con uno de los mejores violines del siglo XX: Isaac Stern, es buena, destacando por supuesto los temas que nombré antes y que distinguen el musical.

Película recomendable para todo el que le gusten los musicales y para todo cinéfilo.

BSO
01- Prologue and tradition & main title
02- Matchmaker
03- If I were a rich man
04- Sabbath prayer
05- To life
06- Miracles of miracles
07- Tevye’s dream
08- Wedding procession
09- Sunrise, sunset
10- Wedding celebration and the bottle dance
11- First act finale
12- Entr’acte
13- Do you love me
14- Far from the home I love
15- Chava ballet sequence
16- The rejection scene
17- Anatevka
18- Finale
19- Any day now

Delicatessen (Marc Caro y Jean-Pierre Jeunet)

Delicatessen, ¡nada que ver con el título!

Película francesa del año 1991.


Mi mente se hizo una idea de esta película partiendo de dos puntos: el título de la película y la primera escena en la que se ve la puerta de un establecimiento comercial.
La idea era que este establecimiento era una pastelería y se trataba de una película tipo “Como agua para chocolate”.
Idea equivocada, nada más lejos de la realidad. Se trata de una película gris que narra un cuento, un cuento un tanto espeluznante, de esos que si se lo cuentas a un niño antes de dormir seguro que se despierta con pesadillas.
El argumento me pareció original, no lo cuento para no destrozar nada, y a ratos te hace reír porque está salpicada de humor negro. El metraje correcto, quizás yo lo reduciría un poco, pero no es larga, dura aproximadamente hora y media.
Recuerda un poco a Amelie por la manera en que está rodada, cambios de escenas y movimientos de cámara, aunque recuerdo que al terminar de ver Amelie en mi cara tenía una sonrisa y al terminar ésta me quedé sentado en el sillón recordando haciendo recopilación de la película.

Una vez que han pasado unos días de verla la recuerdo con agrado. La volvería a ver, esta vez sin esperarme algo totalmente opuesto a lo que es.

Diamantes de Sangre (Edward Zwick)

EEA

DiamantesSierra Leona, tráfico de diamantes, esclavitud, guerra, avaricia, dinero,… tres personajes se encuentran metidos en esto: un traficante (DiCaprio), un pescador separado de su familia y esclavizado (Djimon Hounsou) y una periodista (Jennifer Connelly).
El pescador trata de recuperar a su familia y para ello tiene que conseguir un valioso diamante para el traficante. La periodista es testigo implicada en todo esto.

Había escuchado buenas críticas sobre esta película y sobre la actuación de DiCaprio, y aunque me costó, las ratifico.
Comienza bastante regular, por debajo de las espectativas, alguna que otra escena excesivamente manida, pero conforme van pasando los minutos la película va creciendo. Lo mismo ocurre con DiCaprio, en un principio pensé que las críticas habían sido excesivas pero es con el metraje cuando DiCaprio le va dando forma al personaje.
Quizás se queda algo corto el personaje de Solomon, el pescador nativo de Sierra Leona, por ser excesivamente bueno, bondadoso sin maldad ni malos pensamientos, aunque me gustó la actuación.

Lo mejor de la película: concienciar al espectador sobre el uso abuso que se hace de los niños en las guerras, cómo se les degrada a niños-soldado y también sobre cómo se ha robado a todo un continente.

Me ha parecido una película bien llevada que consigue entretener y que además hace uso de otra de las funciones del cine, que es la de informar, denunciar, mostrar una realidad. Despertar cierta inquietud en el espectador.

Escenas que me llamaron la atención (ojo)

  • Solomon trata por encima de todo y repetidas veces de ir en busca de su hijo para rescatarlo, me sorprendí poniéndome del lado del traficante al pensar (yo) que si ya lo habían hecho niño-soldado ya estaba perdido, peor que si lo hubieran matado, era un niño-sin-retorno.
  • La escena en que la periodista dice que si la gente de su país supiera de dónde vienen los diamantes no los comprarían.
    ¿En serio? Quizás alguna gente, otros lo olvidarían y otros se inventarían algo.