Big Bands en Málaga

El pasado viernes 23 por la tarde tuvo lugar en el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga un concierto gratuito de dos Big Bands de Jazz malagueñas: la Big Band del conservatorio Manuel Carra y la Insostenible Big Band.

Agradado por el evento me decidí asistir. Me gusta el Jazz y aunque no lo conozca bien, el Jazz de Big Bands que he escuchado me gusta mucho.
Siempre le prestaba atención a los grandes intérpretes de un instrumento, pero escuchar una gran orquesta, una big band o una orquesta sinfónica es algo espectacular, ¡cómo un número elevado de instrumentistas pueden trabajar como un equipo perfectamente sincronizado y producir sonidos tan bellos!
Por supuesto conozco el sonido de las Big Bands por las grabaciones de Glenn Miller, pero cuando de verdad me llamó la atención fue después de escuchar repetidas veces la Afro-Cuban Jazz Suite de Chico O’Farrill, tema que incluyó Fernando Trueba en Calle 54, genial tema y estupendas imágenes.
Aquí os dejo un vídeo para que lo disfrutéis:

Sigue leyendo

Anuncios

Acordes y desacuerdos (Woody Allen)

La unión entre el jazz y el cine mudo.

Woody Allen dirige esta película biográfica sobre Emmett Ray, un músico de Jazz, compositor y un guitarrista fuera de serie, que vivió en los años 30 en los Estados Unidos de América.
Con los buenísimos toques de humor que distinguen las películas de Allen vemos cómo transcurre la vida de este sensacional maestro de la guitarra jazzística, sus aventuras y desventuras, amores, su forma de ganarse la vida, su amor a la música, al jazz y a la guitarra, etc. Un personaje que da mucho de sí y que Sean Penn borda con una interpretación magistral.

Pero… ¿realmente vivió Emmett en esa época y en ese lugar? ¿realmente vivió? No, es un personaje que ha nacido de la cabeza de Woody Allen, pero si ves la película acabas convencido de que vivió. ¡Es genial! Allen ha creado un personaje, un músico de Jazz, y lo ha puesto en nuestro mundo dándole una vida con sus anécdotas, composiciones y grabaciones propias. En la película aparecen personajes reales, críticos y amantes de jazz que le han estudiado, como hemos visto en muchos documentales y making-off, lo que hace aún más verosímil la existencia de Emmett Ray.

Aunque en la película hay un personaje que sí pertenece a la vida real, a esa época, pero que vivió en otro lugar: Django Reinhart, un gran guitarrista de Jazz, gitano y francés. Django, aunque no es realmente un personaje de la película, está presente en todo el metraje porque es alguien ante quien Emmett se rinde a sus pies por la música que es capaz de crear e interpretar.
Emmett, como él mismo dice, es el mejor guitarrista de Jazz del mundo. Bueno, del mundo no porque “…en Francia está el gitano ése: Django”, con el que Emmett llora cada vez que lo escucha.

Acordes y Desacuerdos DVD

La película, de aproximadamente hora y media de duración, es muy entretenida, con escenas muy divertidas. Y es un homenaje al Jazz, la película está salpicada de muchos temas de Jazz de los años 30, muchos estándars como Caravan, All of me o Shine, y también al cine mudo, ya que la novia de Emmett es una preciosa muchacha muda, muy bien interpretada por Samantha Morton.
Tanto Sean Penn como Samantha Morton estuvieron nominados para los Globos de Oro y para los Oscar.

Recomendable para todo al que le guste Woody Allen, para todo al que le guste el Jazz y para todo al que le encanten las dos cosas.

BSO:

3:00 am blues
All of me / The peanut vendor / It don’t mean a thing I / Shine
Caravan
I’ll see you in my dreams
I’m forever blowing bubbles
It don’t mean a thing I / Shine
Just a gigolo
Mystery pacific (medley)
Old fashioned love
Shine
Sweet Georgia brown
There’ll be some changes made
Unfaithful woman
Viper mad
Wrap your troubles in dreams (and dream your troubles away)

La tarara (Federico García Lorca) (por Chano Domínguez)

El piano más español: Chano Domínguez.

Chano al pianoChano Domínguez, pianista gaditano e internacional.
Chano es uno de los más grandes pianistas que existen actualmente en el mundo musical, y a mi parecer el que mejor a conseguido fusionar el jazz con el flamenco, aunque no sólo con el flamenco sino también con la copla y las canciones populares de éste y del otro lado del charco.

En esta reseña quiero mostrar un poquito de su arte viendo la maravilla que ha hecho con un tema popular, con la canción de García Lorca “La tarara”.

Soy muy crítico con las versiones de las canciones que conozco y amo, pero cuando encuentro una buena versión de alguno de estos temas me sobrecoge. Esto es lo que me ha ocurrido en este caso.
Respecto a esto dice Chano «…cuando empecé a tocar jazz, a tocar estándares americanos de películas, como “Autumn Leaves” [“Les feuilles mortes”], “Días de Vino y Rosas” [“Days of Wine and Roses”] o “Someday My Prince Will Come” –que son temas maravillosos y que aún toco hoy en día– me di cuenta de que en los años 30 y 40 cuando los músicos de jazz iban a las jam sessions improvisaban esa música, que eran las canciones que ellos conocían desde pequeño. Fue esto lo que me incitó a coger temas que yo conocía de siempre y tocarlos como si fuesen estándares de jazz. Creo que hay un montón de composiciones, tanto de aquí (la canción española, la copla, la canción popular, la tradicional…), como del otro lado del charco (el bolero, el tango, la milonga…) que están escritas en castellano y que sencillamente me gusta interpretar. Disfruto tocando “Gracias a la vida”, “El toro y la luna”, o “La Tarara”. Son los estándares míos, los que conozco desde hace muchos años.» (Entrevista a Chano, tomajazz)

Conozco tres versiones de “La tarara” nacidas de las manos de Chano Domínguez, las tres en formación de trío: piano, contrabajo y batería.

Lorquiana
La primera que escuché fue la grabada con la grandiosa voz de Ana Belén, que combina estupendamente con el trío de jazz, para el disco Lorquianade 1998.
En este disco La tarara aparece como una canción popular e intensa muy fiel a la melodía original y a la vez muy jazzística. Espléndida por la voz y el sólo de piano. Chano está acompañado por otros grandes: Javier Colina al contrabajo y Guillermo McGill a la batería.

La segunda versión es del disco “Chano“, de 1993. Esta versión es instrumental y en la que Chano la desarrolla mucho más. De los 3:30 minutos de la anterior versión pasa a 7 estupendos minutos y medio, que terminan con un genial solo de batería que te deja pidiendo más.

Chano - Con alma
La tercera versión es la más reciente, pertenece al disco “con alma“, de 2005.
El trío de jazz vuelve a ser la clave aunque esta vez aumenta la velocidad y la intensidad del tema, disminuyendo la duración y el piano está mucho más desarrollado.

Recomendado para todo el que le guste el Jazz, la canción española y el piano.

Primavera en Nueva York (Martirio)

Concierto con Kenny Drew trío

Portada del discoMartirio acaba de sacar su último disco titulado Primavera en Nueva York.
Este trabajo sigue la línea de sus últimos álbunes, rehacer canciones antiguas, clásicos casi siempre, añadiéndole un buen puñado de jazz o de flamenco, pero en este caso ha incluído algunas novedades. En sus anteriores trabajos tocó, versionó y/o actualizó la copla, algunos boleros y canciones de toda la vida, sobretodo del continente americano, del sur claro.

En éste se ha centrado en el bolero, pero con una particularidad, ha buscado boleros de los años 40-50 no muy conocidos, que por alguna razón quedaron olvidados en el baúl de las canciones, son boleros que además ya tenían influencias de Jazz porque son de la época en que el Jazz entró en Cuba, y ahora los ha hecho todavía más jazzísticos. Son todos cubanos excepto uno que es de una Portoriqueña (Sylvia Rexach) y Martirio lo presenta como el primer bolero feminista, y es que es cierto que el bolero, como la copla, siempre ha sido un tanto machista. En este bolero es la mujer la que toma la iniciativa y la decisión.

MartirioUna idea muy buena ha sido el hacer un disco que, en toda su duración cuente una historia. Una suite. El disco habla de la historia del amor y comienza contándonos cómo es el primer enamoramiento, cómo lo escondemos y luego cómo lo sacamos a la luz, cómo lo vivimos y cómo llega un punto en que muere el amor hasta la dolorosa ruptura, que no es el final sino que se renace y se vuelve a vivir y termina felizmente con un nuevo enamoramiento.

Otra estupendísima novedad es la banda que arropa y hace que éste sea un buen disco. Habiendo hecho ya buenos trabajos con el gaditano Chano Domínguez ahora Martirio pasa a trabajar con músicos internaciones, un trío de primera línea:
Kenny Drew al piano, George Mranz al contrabajo y Dafnis Prieto a la batería

Parece que el bolero estuviera esperando al Jazz para ser completado, es una combinación perfecta.

Concierto.

Aún no tengo el disco pero el 10 de Noviembre acudí al concierto con el que nos lo presentaron a Málaga en el teatro Cervantes durante el festival de Jazz.

En el escenario me encontré, a la derecha, la batería del cubano afincado en Nueva York Dafnis Prieto, al fondo el contrabajo del Checo George Mranz y el piano de cola de Kenny Drew, hijo del Bronx, a la izquierda.

Comenzó el concierto el trío en solitario con un tema muy bueno, un bolero-jazz instrumental muy vivo (espero que en el disco estén incluídos los temas instrumentales que tocaron), para luego aparecer Martirio con un vestido negro, sus gafas negras y una peineta que recordaba a la estatua de la Libertad.

Martirio en concierto

En general me gustó mucho el concierto, y he de suponer que por tanto me gustará el disco. Aunque me pareció que la interpretación de Martirio no llegaba al nivel de sus discos anteriores.
Al ser todos boleros tenían todos el mismo tono aproximadamente, me hubiera gustado escuchar en uno de los temas un sentimiento más desgarrador, ya sea de rabia o de amor imposible de contener. De todas formas habrá que escuchar el disco.
La verdad es que lo que más admiro de esta artista es su amor por la música, lo que la hace estudiar e investigar y no repetir siempre lo mismo. Buscar en temas olvidados, tratar de renovarlos mezclándolos con nueva y buena música actual. En cuanto a versionar es una maestra, no es nada fácil versionar.

Lo mejor del concierto fue que me llevé una muy grata sorpresa al escuchar a los músicos, un trío fantástico, sensacionales, con un sonido muy limpio.
Kenny Drew, un hombre enorme y tímido, por cierto, me pareció un pianista buenísimo haciendo unos solos en todas las canciones, ¡a cuál mejor!, haciendo sonar su piano a bolero 100% o recordando el jazz más norte-americano. Hubo un tema en que dejaron al piano en solitario interpretando una música que me trajo a la mente a Chopin (aunque no entiendo mucho de música clásica), un tema lento, triste, melancólico que pasado un tiempo comienza a ver alegría, a subir de ánimo llegando a ser feliz y pasando de una forma sensacional, casi sin darte cuenta, del piano clásico al jazz siendo la misma música, para terminar de nuevo lentamente con la parte clásica.
Prieto, el batería estuvo muy bien, muy ágil y siendo discreto, en su papel de batería de bolero, tocando con las baquetas de balada (no recuerdo el nombre).
Y el contrabajista era el complemento perfecto para el piano, incluso era el solista perfecto. En un tema sólo están la voz de Martirio y el contrabajo, pellizcado y tocado con arco, siendo el primer single y vídeo promocional grabado por Trueba.


Ver vídeo en youtube.


Enlaces interesantes

  • En lanota.es hay un interesante dossier sobre Martirio, biografía y discografía. http://www.lanota.es
  • Presentación del disco en