El violinista sobre el tejado (Norman Jewison)

Si yo fuera rico

Canciones míticas, ¿quién no recuerda aquél: “If I were a rich man” o ése “Tradition“? Incluso los que no han visto la película habrán escuchado alguna vez estos temas. Éste era mi caso hasta el otro día que decidí ver la película.
T�tulo del film
Se trata de un musical al más puro estilo de los musicales de Holliwood en el que nos cuentan la vida de una familia numerosa, judía y pobre que vivía en un pueblecito de Rusia allá por el 1905.
Metiéndonos en el contexto de la época vemos con total normalidad cómo el padre, el cabeza de familia, trabaja duro para alimentar a sus 5 hijas y a su mujer, quien cuida de las hijas y de la casa. Tres de estas cinco hijas ya están en edad de casarse así que los padres junto con la casamentera oficial buscan marido. Naturalmente las hijas tienen sus propias vidas y quieren decidir por ellas mismas, lo que choca con la tradición y la mentalidad del padre, claro está. Pero las tradiciones cambian y el amor del padre hace que se esfuerce en superarlas.

Muy bueno el papel del padre, de esa figura del cabeza de familia al que sus hijos le rompen todos los esquemas y se encuentra totalmente perdido en la vida, sin saber si debe ser inflexible para seguir sus esquemas mentales o debe romperse para ver a sus hijas felices, a lo que ayuda el amor que les tiene. Un papel que todos vemos en mayor o menor medida, antes o más tarde, en nuestros padres o en padres cercanos.

La película, de 1971, se basa en una novela que anteriormente ya se representó en teatro, y está dividida en dos actos, resultando demasiado larga.
La banda sonora, adaptada por el famoso John Williams y contando con uno de los mejores violines del siglo XX: Isaac Stern, es buena, destacando por supuesto los temas que nombré antes y que distinguen el musical.

Película recomendable para todo el que le gusten los musicales y para todo cinéfilo.

BSO
01- Prologue and tradition & main title
02- Matchmaker
03- If I were a rich man
04- Sabbath prayer
05- To life
06- Miracles of miracles
07- Tevye’s dream
08- Wedding procession
09- Sunrise, sunset
10- Wedding celebration and the bottle dance
11- First act finale
12- Entr’acte
13- Do you love me
14- Far from the home I love
15- Chava ballet sequence
16- The rejection scene
17- Anatevka
18- Finale
19- Any day now

Anuncios

Concierto 2006 (Kroke)

Partiendo del Klezmer

El Grupo

Kroke es un grupo polaco que comenzó a principio de los 90 y que a partir de la música tradicional judía de aquella región crea nuevas composiciones, modificando los ritmos, los tiempos, melodías, con influencias jazzísticas, haciendo solos y fomentando el virtusismo, sobretodo de la viola.

La banda la forman cuatro buenos músicos:
Tomasz Kukurba, toca la viola y violín que además silba y canta (sin letra) en algunas canciones.
Tomasz Lato en el contrabajo que combina la técnica de pellizcar las cuerdas con el arco.
Jerzy Bawol con el acordeón que crea una base sonora envolvente.
Tomasz Grochot a la percusión que le da mucha fuerza a las canciones.
En un principio el grupo eran los tres primeros, éste se unió hace poco.

Los músicos (Kroke)

Sus canciones son de las que yo denomino “orgásmicas“, es decir canciones largas, en las que se repite una melodía a la que le van haciendo variaciones, con lo que consiguen meterte en la música, flotar de nota en nota, te envuelven y van in crescendo hasta que llegan a la cúspide de la emoción con algún cambio de ritmo o algún solo, que suele ser de violín quizás acompañado de voz, teniendo siempre de base el ritmo y la melodía que llevan el contrabajo, el acordeón y la percusión.

El Concierto

Como realmente se vive la música es escuchándola en directo, viéndola, palpándola, dejándote embriagar, observando a los músicos, cómo tocan los instrumentos, cómo disfrutan con esa interpretación.

Así es como sentí a Kroke el pasado 9 de Noviembre en el concierto que ofrecieron en Sevilla, en un marco incomparable, el Pabellón Hassan II, donde está ubicada la sede de la Fundación Tres Culturas, el que fuera pabellón de Marruecos durante la Expo ’92. Se trata de un edifício precioso, de los más bonitos que recuerdo de la Expo, totalmente decorado al estilo de donde provenía, paredes, suelo, techo, …


Fuente del pabellón de Marruecos Expo 92.
Y el concierto tuvo lugar en la sala principal del edificio, una sala ni grande ni chica, pero llena de gente, con una bonita fuente en medio (apagada, claro). Los músicos se pusieron en un pequeño escenario a la altura del público y todos nos pusimos alrededor o en los balcones del piso superior.
Desde luego no podía haber sitio más bonito para escuchar la inspirada música de Kroke.

Un poco pasadas las 20:30h. aparecieron los cuatro integrantes del grupo con pantalón negro, camisa blanca y sombrero negro.
El concierto duró aproximadamente dos horas sin interrupción, interpretando magistralmente los mejores temas de sus discos y alguno que otro nuevo. En casi todos los temas intervinieron los cuatro músicos pero en alguno que otro el percusionista dejó que el trío inicial tocara como lo habían hecho durante casi toda su carrera, ya que él se unió al grupo no hace mucho. Sin la percusión suenan más tradicionales.

Pabellón de Marruecos


Todo lo que sonaba (el sonido excelente) lo producían ellos con sus intrumentos o sus voces, nada de ordenadores ni sonidos enlatados, y me pareció increíble que sólo cuatro músicos, cada uno con su instrumento, fueran capaces de producir tantos sonidos.
El contrabajista solía tocar pellizcando las cuerdas pero también usó el arco, el violinista y voz cantante del grupo en escena lo hacía al revés, solía tocar con el arco pero de vez en cuando también pellizcó las cuerdas de su violín, además de silbar y tararear, el acordeonista, discreto, supo dar fondo a todas las canciones interpretando también algún solo y el percusionista me pareció fabuloso.
Un pequeño detalle, en la canción titulada Time suena al principio el tic-tac de un reloj. Pues en directo este tic-tac lo hace el percusionista con una especie de maraca y se tira el colega al menos 4 minutos con el tic-tac-tic-tac sin perder compás, tiene que echar un bíceps poderoso.

Kroke en conciertoAl final del concierto y tras un largo aplauso tocaron el bis que el pedíamos, pero aún cuando abandonaron el escenario y se fueron a los camerinos tuvieron que volver a salir para interpretar la última.

En definitiva un gran concierto.
Lo único que cambiaría sería las sillas. Yo no pondría sillas en la sala porque cuando estás dentro de la canción el cuerpo te pide movimiento, que bailes al son.

Enlaces


Integrantes de Kroke