Loreena McKennitt en concierto, 2008.

Loreena McKennitt es una canadiense que lleva en el mundo de la música alrededor de 20 años, y según cuentan es toda una profesional.
Su género es la música celta. Sus canciones suelen tener un ritmo pegadizo y bonito, ya sea una canción lenta o una alegre y festiva, y suelen ser largas, de las que cuentan historias, eso sí, en inglés.

Loreena McKennit
Loreena McKennit

El concierto tuvo lugar en el teatro Cervantes del centro de Málaga, el verano del 2008, dentro del ciclo “Terral” que se celebra cada verano en la capital de la Costa del Sol, y fue el primero de todos los conciertos del festival del que se agotaron las entradas, y quizás el único.
Esto me indica dos cosas: la primera que mucha gente sigue a la Canadiense y tenía ganas de verla en directo, y la segunda que los precios que han puesto este año han superado el límite de lo que los currantes podemos pagar para disfrutar de nuestra afición.

Pero verdaderamente el público disfrutó y mucho con el concierto. Tanto disfrutó el público y tan profesional es Loreena que nos regaló bis tras bis hasta despedirse y volver a salir al escenario por tres veces. La última hasta me pilló desprevenido y ya estaba saliendo del teatro.
No tengo más remedio que mandar un saludo al pobre hombre que se ocupaba de recoger el arpa porque cada vez que terminaron el concierto y volvieron a salir tuvo que volver a cargar con el instrumento para ponerlo en su sitio… 😉
Y es que Loreena debió agradecer la entrega del público que la acompañó en las canciones más movidas con palmas y seguro que hasta alguno se pondría a bailar, se palpaba el ambiente festivo.

La cantante comenzó el concierto con tranquilidad, y al poco se le unió toda su banda, su gran banda porque contándola a ella tenemos en el escenario a 10 músicos, nada más y nada menos.

Concierto en el Cervantes
Concierto en el Cervantes

Todo un espectáculo, una oportunidad poder disfrutar de un concierto en el que tocan tantos instrumentistas porque como ella misma dice, mover a tanta gente cuesta muy caro, así que cada vez hay menos músicos que lo hacen. Pero de verdad que es una gozada tener a tanta gente tocando a la vez, todos de riguroso y elegante negro, cada uno con un instrumento, algunos a los que ya estamos acostumbrados, como el violín, la viola o la percusión, y otros que no solemos ver, como la zanfona, y otros que incluso no había visto en mi vida, y que no conozco.
Deben ser instrumentos antiguos ya que Loreena, tal y como contó entre canción y canción, ha realizado numerosos viajes por todo el mundo para conocer las distintas culturas y sus músicas, de lo que se ha enriquecido ella y su música. Esto es algo de agradecer, que no todos los artistas hacen, el contar entre canción y canción cómo llegaron a componer el tema, o lo que cuenta o algún matiz especial.

La instrumentación que lleva tiene una fuerte sección de percusión, cuerdas y teclado. No hay nada de viento y la verdad es que yo eché en falta al menos una gaita.
Ella, además de cantar, tocó el piano, el arpa y el acordeón.

Hay más gente que disfrutó de este concierto, por ejemplo éste o éste.
Y aquí tenéis una entrevista.